Seguidores

3 sept. 2012

RENDÓN, EL RELOJERO COMUNISTA DE CÁDIZ


Francisco Rendón Sanfrancisco, 
Autor/a: Santiago Moreno Tello

Rendón, el relojero comunista
 de Cádiz

Muchos de los mayores de nuestra ciudad todavía recuerdan tristes episodios relacionados con el inicio de la Guerra Civil. Y a pesar de que en Cádiz no hubo escenas de trinchera, sí que se dieron duros acontecimientos de represión contra un amplio sector de la población encabezado por quienes habían tenido cargos públicos durante la República. Representantes y líderes de la política, sindicatos, entidades culturales, educación, etc, también fueron perseguidos y, en muchos casos, aniquilados. Con la llegada de las tropas africanas (popularmente conocidas como «los moros»), el 19 de julio de 1936 Cádiz fue tomada prontamente para los sublevados. En pocas horas todo foco de resistencia a favor de la República fue aplastado, viviéndose escenas muy violentas, hasta entonces desconocidas para la mayoría de la población. Una de éstas fueron los dos asaltos a la relojería-platería «La Central» de Francisco Rendón en la calle Alonso El Sabio (actual Pelota). La tienda y la vivienda de la parte superior fueron arrasadas por completo: primero por los «moros» y luego por los falangistas locales. Muchos recuerdan cómo en los días posteriores los primeros vendían los relojes de Rendón en la plaza de la República (hoy San Juan de Dios). El relojero, uno de los miembros más destacados del Partido Comunista de Cádiz, había acudido con las primeras noticias del golpe de Estado, al Ayuntamiento. Fue detenido allí mismo y posteriormente encarcelado en la Cárcel Provincial (Cárcel Real). Tras un Juicio Sumarísimo lo fusilarían a inicios de agosto. Su hija mayor, Milagros, fue detenida en el Gobierno Civil (actual Diputación) y fusilada a finales del mismo mes. Su otra hija, María Luisa que vivía en El Puerto Santa María, sería detenida el 25 de julio. Se libraría del fusilamiento pero durante años rodó por las cárceles del país. A su vez, su marido, el médico y diputado por el Partido Comunista, Daniel Ortega también sería fusilado en Cádiz en 1941. Ésta es parte de la historia de la familia Rendón.


* * *

Rendón «el relojero» nació el 8 de septiembre de 1874 en Cádiz. Hijo de Juan Rendón y Bárbara Sanfrancisco. Dicho matrimonio tuvo varios hijos entre los que se encontraban el propio Francisco, Carmen y Cayetano. Vivían en el barrio de La Viña. Desde muy joven, Francisco Rendón, se dedicó al comercio. Sin posibilidades de abrir negocio propio, comenzó vendiendo de forma ambulante alhajas, bisutería, relojes, etc. En uno de sus viajes a Cuba como vendedor de orfebrería, llegó hasta la casa de la joven Julieta Martell. De familia pudiente, sus padres se negaron a la relación con el gaditano por su bajo estatus económico. Aun así, Francisco y Julieta, se fueron a vivir juntos en la misma Habana, naciendo en 1907 Milagros y dos años después María Luisa. Al poco tiempo de nacer la segunda hija, Julieta enfermó de pulmonía muriendo poco después. Sin nada que le uniera ya con la isla, y sin relación con su familia política, Francisco decidió volver a Cádiz con sus hijas. El joven comerciante sabía leer y escribir y aunque no poseía estudios superiores, sabía de la importancia de la educación. Por dicho motivo siempre quiso que sus hijas estudiaran. Así, nada más llegar a Cádiz las matriculó en el colegio del Rebaño de María de la calle Costa Rica. A la par se instalaban en la calle Cristóbal Colón abriendo en la planta baja una platería. Francisco rehizo su vida con una nueva mujer llamada Francisca que poseía un puesto en los exteriores de la Plaza de Abastos. Tal fue la afinidad de la segunda esposa de Rendón con sus hijas, que éstas le llamaban cariñosamente «Mama Paca». Fallecería también pronto, sufriendo la más pequeña una enfermedad por dicha causa. Para mejorar su estado de salud, la trasladaron un tiempo a alguna localidad de las afueras de la capital. La educación de sus hijas siguió siendo una obsesión para Rendón y a inicios de los años 20, se matriculan en la Escuela Industrial de Artes y Oficios, dependiente de la Universidad de Sevilla, con 16 y 13 años respectivamente. Vivían entonces en la calle San Juan. Unos años después se trasladan a la calle Alonso el Sabio nº 3 donde Francisco fundará la conocida platería y relojería «La Central».


* * *

En la década de los años 20, llegaba a Cádiz desde Fuentecen (Burgos), un joven llamado Daniel Ortega Martínez. Se instaló en la capital matriculándose en la Facultad de Medicina. Siendo un estudiante ejemplar, se costeó la carrera universitaria trabajando como mecánico. En estos años, Daniel conocería a María Luisa, la hija menor del «relojero». Finalmente se instalan en El Puerto de Santa María, donde Ortega abre su propia consulta en la calle Santa Lucía. Tuvieron dos hijos, Daniel y Juan. Su vinculación con la política es algo anterior. Del PSOE pasó al Partido Comunista (a partir de ahora PC), sin embargo no fundaría de forma oficial el Socorro Rojo Internacional en El Puerto hasta 1931. En 1933 se crearía el Partido como tal. Mientras tanto, en Cádiz, Francisco Rendón y su hija Milagros serían dos de las principales personalidades del PC local. En las elecciones generales de 1933 el PC se presentó bajo la candidatura del Frente Único Revolucionario, no obteniendo acta de diputado por la provincia. En cambio, en febrero de 1936, con el PC dentro del Frente Popular, obtienen un diputado en la persona de Daniel Ortega. Pocos meses después de las elecciones de febrero se daba el golpe de Estado del 18 de julio. Como vimos al principio Francisco Rendón fue detenido en el Ayuntamiento. El resto de sus familiares también tenían ya trazado su destino. Rendón se negó a firmar su sentencia de muerte, al menos hasta que no se modificara el texto pues «no he sido ladrón, ni he incendiado iglesias, como tampoco he saqueado templo religioso alguno». Rendón fue fusilado el 9 de agosto de 1936 a las cuatro de la tarde en los fosos de Puerta Tierra.

microbiografía de la wed  TLN tODOS LOS NOMBRES

No hay comentarios:

Publicar un comentario