Seguidores

6 mar. 2013

EL TRABAJO BIEN HECHO

Peter Magnus


El trabajo bien hecho

Por Peter Magnus

El insigne hidalgo don Quijote de la Mancha, en una de las escenas del libro que tan magistralmente escribiera Miguel de Cervantes, lucha contra gigantes, y es vencido al fin por ellos gracias a las malas artes de un mago de cuyo nombre no quiero acordarme, y que por arte de birlibirloque convierte a los gigantes, ante los ojos atónitos del caballero de la triste figura, en molinos, dejando a nuestro héroe vencido y tirado por los suelos, al que viene a socorrer el escudero fiel, que podría aquí representar al pueblo, que le dice:
-No ve vuesa merced que son molinos…
¿A qué viene esta arenga en este artículo que he decidido titular “El trabajo bien hecho”?
Pues viene a eso, a que el trabajo que hacen las oligarquías financieras a través de su maquinaria de propaganda está bien, pero que muy bien hecho; y uno, ingenuo, sigue luchando contra molinos de viento cuando son lo que son: gigantes que nos merendarán a todos sin excepción alguna.
A los hechos y a los comentarios de hoy día seis de marzo de 2013, me remito. Ha muerto un “un dictador” -dicen las bocas del pueblo instruidas por la prensa-, según ha sido catalogado por los demócratas que viven creyendo que lo hacen en una democracia cuando realmente viven en una dictadura. Una de las peores plagas que asola a la humanidad es esa atrevida compañera llamada ignorancia, y es ésta la que hace que la gente de a pie haga comentarios sobre la muerte del presidente electo (no se nos olvide) de Venezuela el comandante Hugo Chávez como:
-Se tenía que haber muerto hace cincuenta años –dice una de las panaderas donde compro el pan.
-¿Por qué tenemos que sacar tarjeta amarilla si ha sido roja y ya está?, muerto está, y bien muerto –dice el carnicero de uno de los puestos de Mercacentro a un corro de dependientes aburridos que comentan sobre el tema.
La semilla sembrada en el buen caldo de cultivo que el pueblo ignorante es, está germinando, y no muy tarde veremos que el fascismo lo ha ocupado todo con el total beneplácito del pueblo que ignorante no ve que a dónde el capitalismo lo lleva es al matadero, como vengo diciendo muy a menudo, incluso “pecando” de pesado.
Algunos me llamarán demagogo por escribir este tipo de artículos, y no hago demagogia, me remito a los datos, y no hay más que quitarle un par de capas a la cebolla para descubrir que lo que verdaderamente está podrido es el núcleo de eso que llaman democracia, claro, patrocinada ésta por el poder caquiquil que impera en el mundo; así hombres como este que nos dejó el martes días seis de marzo de 2013, son tachados de déspotas y dictadores, porque le dan al pueblo lo que la oligarquía financiera le roba al pueblo, precisamente, con argumentos poco encomiables, a ver ¿por qué se creen ellos con la potestad de quedarse con todos los recursos y sumir al pueblo en la más absoluta miseria?
Creo que hacen falta en el mundo más hombres como el comandante Hugo Chávez, y menos como los monarcas parásitos que en muchos países viven robando al pueblo, digo monarcas y presidentes que estafan, extorsionan y engañan al pueblo. Y con este artículo creo que queda bien clara mi posición ante las oligarquías asesinas que pretenden hacer creer al pueblo que ellos son los buenos de la película y que los malos, siempre son aquellos que ayudan al pueblo.
-Dicen que ese hombre ha hecho muchas cosas buenas, pero malas también –dice la otra panadera.
-¿Sabrías enumerar las cosas malas que ha hecho este hombre? –le pregunto.
-Bueno, no, eso es lo que dicen –responde, y he aquí que los gigantes se convirtieron en molinos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario