Seguidores

8 oct. 2014

EL PENAL DE EL PUÈRTO

El antiguo Penal se recupera del olvido

Centenares de personas se dan cita en el Monasterio de la Victoria para asistir a la declaración oficial del edificio como lugar de Memoria Histórica de Andalucía
CARLOS BENJUMEDA EL PUERTO | ACTUALIZADO 08.10.2014 - 01:00
zoom
El vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, junto al alcalde Alfonso Candón, Ignacio García y Luis Naranjo, descubrieron la placa que nombra al antiguo Penal 'Lugar de Memoria Histórica de Andalucía'.
zoom
Los estudiantes participantes en el acto, en el claustro del Monasterio de la Victoria.
La historia del Monasterio de la Victoria no puede reducirse a la de un idílico convento franciscano situado a las afueras de El Puerto junto al río Guadalete, rodeado de huertas y campos de naranjos. Desgajar este edificio de su pasado como Prisión Central, un lugar húmedo y lóbrego, donde fueron recluidos cientos de republicanos y presos políticos durante la guerra civi y la posguerra, sería despojarlo de la parte más importantes de su memoria, esa de la que fueron protagonistas involuntarios 10.000 opositores al franquismo entre los años 1936 y 1962, de ellos 600 republicanos fueron víctimas de enfermedades, fusilamientos e inanición. La recuperación de esa parte de la historia del antiguo Penal de El Puerto, fue el objetivo del acto celebrado ayer en el edificio, que se rotuló oficialmente como 'Lugar de Memoria Histórica de Andalucía', en un acto presidido por el vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Administración Local, Diego Valderas. 

Hacía mucho tiempo que un acto no reunía a tanto público en el Monasterio de la Victoria. Cientos de personas se dieron cita para vivir una jornada de memoria y conmemoración, un encuentro entre generaciones en el que decenas estudiantes de diferentes institutos coincidieron con familiares de represaliados, militantes de izquierda, miembros del Foro de la Memoria Histórica y autoridades políticas, como los vicepresidentes de la Junta Diego Valderas e Ignacio García; el alcalde de El Puerto Alfonso Candón; la concejala de Patrimonio Histórico, María Antonia Martínez; o el ex-alcalde portuense del Partido Comunista, Rafael Gómez Ojeda, cuyo padre fue represaliado en dicha prisión. 

El acto se abrió con la inauguración del monolito que designa el monasterio como 'Lugar de Memoria Histórica de Andalucía', para lo cual fue retirada una bandera andaluza que cubría la placa. A continuación, comenzaron las intervenciones, con la vicepresidenta del Foro por la Memoria de El Puerto, Pilar Peruyera, que quiso recordar que entre las víctimas del antiguo Penal hubo gente de El Puerto. Peruyera valoró la presencia de los estudiantes en el acto y agradeció su labor a la Dirección General de Memoria Democrática de Andalucía y a Carmelo Ciria Pino, que promovió la creación en El Puerto de dicho Foro. Posteriormente, reivindicó el lugar que deben ocupar las personas que sufrieron represión en el Penal, y adelantó que se levantará un memorial con los nombres de las víctimas de un sistema penitenciario que buscaba el aniquilamiento de la identidad de los presos por motivos políticos. 

Por su parte, el alcalde reivindicó ante los jóvenes que "tenemos que seguir el camino para inculcar los valores democráticos". En este aspecto profundizó el director general de Memoria Histórica de la Junta, Luis Naranjo, para quien "no es una cuestión de izquierda y derecha, sino de democracia y no democracia", recordando a los estudiantes la suerte de vivir en un sistema de libertades. A la vez agradeció a la implicación de la sociedad de El Puerto en un acto que calificó de "muy humano". Por último manifestó que estos lugares de memoria histórica -de los cuales hay 100 en Andalucía- "no son lápidas funerarias, tienen como objetivo ayudar a construir una sociedad más fraterna". Por último defendió el papel del antiguo Penal como "un espacio de resistencia; no miremos a aquellos presos sólo como víctimas sino también como resistentes que participaron en la lucha que el pueblo andaluz tuvo contra la dictadura franquista". 

Diego Valderas cerró el acto, recordando el compromiso del gobierno de la Junta "de conocer la verdad desde 1931 hasta nuestros días, que tiene además que llegar a los centros escolares". Defendió que es importante no olvidar a Alberti, "su compromiso de vida y de lucha y lo que significó su poesía". El vicepresidente de la Junta concluyó manifestando que con la declaración como Lugar de Memoria "se quiere hacer un homenaje merecido a los que dieron aquí su vida por la libertad". 

Con posterioridad, los representantes de la Junta y el Ayuntamiento visitaron las zonas del edificio donde todavía se conservan las celdas del antiguo Penal. Concluyó el acto en la iglesia del Monasterio, con un encuentro entre los estudiantes y familiares de los represaliados, que relataron sus vivencias a los alumnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario