Seguidores

9 abr. 2015

NUEVA CARTA A LA CIUDADANÍA




                                   CARTA ABIERTA A LA CIUDADANIA


Atentado de las Torres Gemelas

Mueren en unas extrañas circunstancias en un plazo de 24 horas tres periodistas que hacían un documental en el que planteaban la implicación de los Estados Unidos en el atentado del 11 S


Estimados Ciudadanos:
Estimadas Ciudadanas:


 Bob Simon, escritor y presentador del programa ’60 minutos’ de la cadena CBS, falleció el 12 de febrero en un accidente automovilístico, cuya causa aún se desconoce, publicó el medio colombiano El Espectador. Al día siguiente, el 13 de febrero, murieron otros dos periodistas. El corresponsal de la cadena NBC, Ned Colt, falleció por un presunto derrame cerebral masivo. El tercero, David Carr, sufrió un desmayo y murió en su oficina, la redacción del diario estadounidense The New York Times, por razones que están siendo investigadas.
Algunos medios estadounidenses aseguraron que las tres muertes se dieron de manera ‘extraña’, puesto que todas ocurrieron en el transcurso de 24 horas y en circunstancias que aún no se han esclarecido.

No es la primera vez que los Estados Unidos organizan auto-ataques para justificar operaciones de guerra abierta, sucedió con la voladura del acorazado “Maine” en el Puerto de la Habana- Cuba, ha sucedido financiando operaciones militares de grupos que al final han sido coartadas para guerras de rapiña, para guerras imperialistas.
El día 11 de Septiembre de 2001 se estrellaron cuatro aviones que costaron más de 3000 mil muertos, y más de 6000 heridos.

Hay teorías  que  cuestionan la posibilidad de que un Boeing 757 hubiera embestido contra el Pentágono; que las Torres Gemelas o la Torre Nº 7 del World Trade Center hubieran podido derrumbarse como lo hicieron a raíz del impacto de los aviones, y no como consecuencia de la colocación de cargas explosivas, en una demolición hecha a control remoto; que en el vuelo 93 de United hubiera existido un enfrentamiento entre los pasajeros y los terroristas, etc. Por lo general estos autores afirman haber encontrado incongruencias que ponen en duda toda la versión gubernamental. Algunas de las supuestas inconsistencias que los críticos mencionan serían el hecho de que, en teoría, era imposible que un avión pudiera acercarse al Pentágono sin accionar las defensas antiaéreas o que el FBI hubiese localizado el pasaporte intacto de uno de los terroristas dentro de los restos humeantes del World Trade Center. 

Otras incongruencias están basadas en las irregularidades económicas acaecidas, antes, durante y después de los atentados.
En cuanto a los autores, algunas de estas teorías sostienen que algunos miembros del gobierno de los Estados Unidos conocían los planes de atentar contra las torres gemelas pero no hicieron nada para impedirlos. Otras llegan incluso a acusar directamente al propio gobierno de Estados Unidos de planear y ejecutar los atentados.
Entre los principales opositores a la versión dada por el gobierno estadounidense se encuentra el periodista francés y director de la web de izquierda Red Voltaire Thierry Meyssan, quien escribió un libro titulado “La gran impostura. En su trabajo, Meyssan exhibe una serie de razones y argumentos por los que, según él, no es posible dar por cierta la versión gubernamental.
Otro de los más acérrimos críticos es el profesor estadounidense David Ray Griffin, autor del libro “Desenmascarando el 11-S  donde hace un análisis punto por punto de los hechos ocurridos el 11 de septiembre de 2001. Griffin afirma haber encontrado al menos 115 fallos lógicos graves en la versión oficial de los atentados.
 Se desata la operación libertad duradera, se invoca al art.7 de la OTAN y es la OTAN dirigida por los Estados Unidos la que derroca a los talibanes al responsabilizar a Osama bin Laden de la organización de los atentados.
La guerra se ha saldado con un fracaso total con mucho dolor y sufrimiento para el pueblo afgano y también para el pueblo iraquí.
La ejecución de Osama bin Laden en su refugio de Pakistán pone de manifiesto que no querían un juicio público con periodistas, abogados, testigos, documentos, pruebas, financiación,… que podría haber puesto sobre el tapete que Bin Laden trabajó para la Cía, que era un hombre de la Cía y todos los crímenes que cometieron con armas y con fondos de Estados Unidos durante años.
También los periodistas muertos no hablan, silenciar al mensajero es una estrategia histórica de los poderes criminales.
Los Estados Unidos tienen una tradición en el viejo oeste que era “se busca vivo o muerto”, y a veces los caza recompensas recibían el encargo de capturarlo muerto, aquí se ve la mano del inmenso poder de los servicios secretos, ahora bien el pueblo afgano no tiene prisa, el imperialismo sí, los afganos siguen allí, la investigación la continuarán otros periodistas y al final se sabrá la verdad.
Quiero cerrar esta carta con una cita de un importante periodista norteamericano:

“Cuando algo importante está sucediendo, guardar silencio es mentir”
 A.M. Rosenthal - The New York Times



Antonio Romero Ruiz.
Coordinador de la Red de Municipios por la III República.
Ex Parlamentario de IU.  




(Material bibliográfico: Wikipedia, Prensa Internacional, autores americanos e ingleses, material confidencial)


No hay comentarios:

Publicar un comentario