Seguidores

11 ene. 2014



Mieres despide hoy a Juaco de Pollo destacado guerrillero antifranquista



Fallece el mierense Joaquín Fernández, uno de los referentes de la guerrilla antifranquista "Juaco de Polio" tenía 99 años y estuvo dos veces en la cárcel tras combatir - en los montes por la República. X: David MONTAÑÉS "De cabeza estaba muy bien, pero ya se encontraba cansado, sin fuerzas". Varios amigos de Joaquín Fernández, fallecido en la noche del jueves a los 99 años de edad, explicaron ayer cómo se apagó la mecha de unos de los últimos guerrilleros antifranquistas. Nadie podrá echarle en cara a "Juaco de Polio" la falta de vigor para llegar a alcanzar los cien años de vida, algo que le hacía ilusión y que ya divisaba en el horizonte. Estuvo dos veces en la cárcel y combatió en los montes en defensa de la República, primero como soldado y luego con maquis. Nunca se rindió. Durante los dos años que "Juaco" permaneció en el monte estuvo acompañado por su hermano mayor, Florentino Fernández. Al final de la guerra se les unió el pequeño de la familia, Miguel, que no llegó a cumplir los 19 años al ser abatido en una emboscada el 29 de mayo de 1939. Joaquín Fernández, pese a las penurias, ha tenido una larga vida. Viudo desde hace unos años, deja dos hijos, muchos amigos y un aura con toques de leyenda. Falleció a las nueve de la noche del pasado miércoles en el Hospital Álvarez-Buylla de Mieres. Hacía ya algunos meses que su salud flaqueaba. Sólo la edad pudo con él. Su longevidad le convirtió en uno de los últimos supervivientes de la guerrilla. Su rostro fue uno de los más destacados en la exposición fotográfica que recientemente impulsó el ex coordinador general de IU Gerardo Iglesias , con 90 instantáneas que repasaban la historia de los maquis asturianos que se enfrentaron a la represión franquista. Ya ausente, la memoria de "Juaco de Polio" ha pasado a ser custodiada por su sobrino, Aquilino Fernández, que, siendo un niño, ejerció de enlace con la guerrilla y conoce con detalle la historia de su tío. La narración se asemeja a la novela de aventuras, pero una cosa es contarlo y otra vivirlo. "Muchos sufrimientos" "Ha sido una vida de muchos sufrimientos", reconoce Aquilino Fernández cuando habla de su tío. Joaquín Fernández estuvo dos veces en la cárcel. Ingresó por primera vez en la primavera de 1939, tras dejar el monte y entregarse a la Guardia Civil. Tras dos años de trabajos forzados, el franquismo necesitaba picadores mineros para arrancar el carbón que alimentaba la industria y fue puesto en libertad, con la condición de presentarse ante las autoridades todos los fines de semana. Diez años después, cuando lo peor parecía haber pasado, volvió a ser encarcelado por un viejo "delito" que "Juaco" ya daba por prescrito, su deserción del ejercito para unirse al frente republicano que intentaba defender Oviedo. "Mi tío fue llamado al servicio militar y el día del levantamiento golpista, el 18 de julio, estaba de permiso, y al intuir que su regimiento de Logroño caería en manos de los sublevados decidió unirse al Frente del Norte", explicó Aquilino Fernández. Joaquín Fernández también tuvo pequeños golpes de suerte. En la etapa en la que debía presentarse semanalmente ante la Guardia Civil sufrió un accidente de mina. Le tuvieron que escayolar un brazo y así se presentó ante el teniente de la Guardia Civil. "El mando se llamaba Luis y mi tío fue a su casa, donde le recibió la esposa". La mujer, según recuerda Aquilino Fernández, había sido previamente novia de un guerrillero republicano y tal vez por ello se apiadó de "Juaco". "Llamó a su marido y le recriminó que hiciera presentarse así a mi tío y, sin más, le dijo que no volviera más, que estaba liberado de aquella obligación". A partir de ese momento, este mierense pudo llevar una vida más o menos normal. Joaquín Fernández será incinerado hoy en el tanatorio de Mieres. Será a las seis de la tarde. Además de sus familiares, estarán presentes dirigentes del Partido Comunista y de IU. La portavoz local de la coalición, Beatriz González, tuvo ayer palabras especialmente cariñosas a la hora de recordar la trayectoria vital de "Juaco": "Simboliza un momento de resistencia y lucha por unos ideales, algo que ahora es más necesario que nunca". La dirigente remarcó que el compromiso del guerrillero fallecido con la defensa de la democracia debe ser un ejemplo a seguir: "Es un modelo en el que a muchos nos gustaría vernos reflejados". Aún así, González no quiso que al idealizar la vida que llevó Joaquín Fernández se reste trascendencia a los complicados momentos a los que tuvo que enfrentarse: "Su vida puede ser apasionante, incluso novelesca, pero la realidad es que tuvo que hacer enormes sacrificios". Pie de Foto: Joaquín Fernández, junto a Gerardo Iglesias, en un acto de homenaje. J. R. Silveira Publicado:http://www.lne.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario